La antropología como profesión: breves reflexiones

Andrea Ruiz Balzola1

A finales del 2014 terminaba mi etapa como investigadora posdoctoral en la universidad de Deusto. Tiempo antes de acabar sabía que iba a engrosar las filas de esa mano de obra académica que no encuentra oportunidad de desarrollo en los ámbitos más tradicionales; la docencia y la investigación. En más de una ocasión me había planteado como “plan b” saltar al mercado laboral como profesional de la antropología. En México, país al que debo mucho en mi formación como antropóloga, había conocido y visto diferentes experiencias en este sentido. Sin embargo, mis dudas eran múltiples. Sobre todo, en relación a qué podía aportar la antropología fuera del ámbito académico.

Han pasado años desde que comencé a desempeñarme en esto que denominamos antropología aplicada. Trabajo no ha faltado e incluso, a veces, ha sido demasiado debido, muchas veces, a los tiempos de las administraciones públicas y las entidades sociales. Unos tiempos en y con los que hay que aprender a navegar; unos tiempos que a veces se aceleran vertiginosamente y que otras entran en una calma chicha que desespera y pone a prueba la paciencia.

¿En qué ha consistido el trabajo? Primero, he de decir que no abandoné del todo mi vocación primera, la docencia en la universidad. Reconvertí mis relaciones con ella y pasé a una periferia bastante amable que me permite el trabajo docente y el contacto con el alumnado. Y, por otra parte, amplié el espacio del aula fuera de la universidad con entidades sociales, instituciones y redes ciudadanas. Espacios desafiantes y de aprendizaje en la medida en que te obligan a ejercicios de traducción continua.

En segundo lugar, he transitado entre el asesoramiento en políticas públicas y elaboración de planes, la identificación y evaluación de proyectos, realización de sistematizaciones, investigaciones de carácter social sobre temáticas muy puntuales, y participación en procesos colectivos de carácter artístico o educativo. Además, en los últimos dos años he ocupado una secretaría técnica en una red formada por entidades sociales y administraciones públicas dedicada a desmontar los estereotipos y prejuicios acerca de la población de origen extranjero y ofrecer marcos o narrativas alternativas a las existentes (Zurrumurruen Aurkako Sarea / Red Vasca Antirumores; www.zas.eus).

Puedo decir que aquella apuesta que realicé cuando la universidad “me dejó” ha salido bien. Cruzo dedos y toco madera. Es justo también señalar que como antropóloga estoy especializada en un ámbito muy concreto, el de las migraciones contemporáneas y la diversidad, que a día de hoy tiene una relevancia y presencia importante en nuestras sociedades, lo que creo me ha ayudado mucho. También he de decir que en la época universitaria siempre colaboré con el mundo de lo social y las técnicas/os de inmigración, con lo que mi nombre, en un espacio social tan acotado como el de Euskadi, no era del todo desconocido.

¿Qué he aprendido o qué elementos puedo entresacar de todo este recorrido? Diría que el primer ejercicio fue el de la humildad. La academia, fuera de ella, es vista como una señora bastante prepotente y marisabidilla que da lecciones, dicta qué es investigar y qué no, habla en una jerga muy extraña y establece muy pocos puentes con las realidades sociales que suceden más allá de sus puertas y sobre las que sin embargo quiere investigar. Tomar conciencia de todo esto fue importante para otorgar al sitio donde -digamos- me había criado, un lugar entre muchos otros.

Este ejercicio no ha supuesto, claro está, dejar de valorar lo que la antropología creo que puede aportar en todos estos ámbitos. El enfoque y los marcos conceptuales que dan forma a nuestra disciplina son sumamente valiosos para dar solución a un problema concreto, algo que nos suelen pedir como profesionales. Podemos aportar y colaborar con otro tipo de enfoques e instrumentos metodológicos desde nuestro empeño por conocer el significado de los procesos sociales y culturales y de la praxis de los sujetos que los conforman. Por ejemplo, una evaluación en términos significativos y no numéricos, a través de mini-etnografías, puede ayudar y mucho a contemplar otras dimensiones en la ejecución de un plan o programa que posibilite su mejora.

He dicho mini-etnografías porque quizás una de las cuestiones más complicadas es ajustar los tiempos de nuestra manera de hacer como antropólogas a los tiempos de las instituciones y empresas. Lo artesano de la labor antropológica se ve enfrentado a la inmediatez y la urgencia. Y ahí hay que mediar, ceder, convencer y, en ocasiones, seducir para adecuar los tiempos que exige el estudio antropológico más clásico. De todos modos, he de decir que también la universidad y la investigación desarrollada dentro de ella están enfrentándose a esta peliaguda cuestión. Nadie se libra de la aceleración y la exigencia de productividad continua.

Este contexto que se nos impone afecta sin duda tanto a nuestras metodologías como al tipo de relaciones que se establecen con la empresa, institución u organización que ha solicitado el trabajo y con las personas que van a formar parte de la investigación, evaluación o sistematización. Cuestiones ya conocidas en el ámbito de la investigación universitaria pueden aflorar aquí con toda su crudeza: transparencia, utilización de los datos, cuestiones de carácter ético, etc.. Recuerdo como hace no mucho tuve que convencer a una organización de que no podía alterar lo que decían los informantes simplemente por el hecho de que no cuadraba con su visión.

Otra herramienta que conocemos muy bien de la experiencia de estar en campo y que es un instrumento fundamental en el marco de las relaciones que establecemos con quienes demandan nuestro trabajo es la escucha. Me temo, al menos así me ha ocurrido, que el background universitario hace que pronto comencemos a dar lecciones o entrar en debates que no tienen nada que hacer en este contexto. Escuchar las necesidades de la institución o entidad social para desde ahí y sólo desde ahí comenzar a pensar y elaborar el trabajo es fundamental. ¿Podemos imaginar que estamos ante informantes a los que tan bien sabíamos escuchar en campo? Creo que sí.

Humildad, escucha, gestión de tiempos y espacios y rigor para llevar a la acción el saber y la reflexión de la antropología. Creo ahí están algunas de las claves -probablemente hay muchas más- para poder aplicar el conocimiento adquirido a una situación concreta. ¿Podemos llevar toda esta dimensión de la antropología aplicada a las aulas de la universidad? No estoy tan segura. Al igual que en México me enseñaron “a investigar se aprende investigando”, a hacer antropología aplicada se aprende aplicando. Que la universidad nos siga proporcionando sólidos y rigurosos suelos teóricos y metodológicos. Porque en ellos también se amarra una antropología aplicada exitosa y convincente.

  1. Consultora, Formadora e Investigadora en el área de Diversidad y Migraciones. Combina el desarrollo de proyectos, formaciones y asesoría para entidades del tercer sector e instituciones públicas con la docencia universitaria e investigación académica en la UNED, la Universidad de Deusto y la UPV/EHU.
    www.andrearuiz.es []

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search