Organizar lo (im)posible

Carme Gomila1
Tonina Matamalas2

Este artículo es una adaptación del cortometraje documental de animación «Organizar lo (im)posible», dirigido y realizado por Carme Gomila y Tonina Matamalas, y trabajado de principio a fin en colaboración con Las Kellys Barcelona y Cooperativa de Tècniques

Resumen: Las Kellys, la asociación autónoma de camareras de hotel con ocho grupos en el Estado español, están luchando por mejorar sus condiciones de trabajo y calidad de vida. A lo largo de los 15 minutos que tienen para limpiar una habitación, hablan de salud y medicalización, política turística, feminización de la precariedad laboral, migración, organización y resistencia, elementos que se entrecruzan para mostrar la complejidad que están afrontando.



Hace 15 años me mudé a Barcelona, una de las ciudades más turísticas de la Península. Empecé a trabajar como camarera de piso en 2008, justo cuando empezaba la crisis. 

Cada mañana llego a uno de los cientos de hoteles que hay en Barcelona. Me pongo el uniforme. Recojo el carro con la mopa, la escoba, el cubo, el mocho y una batería de productos de diferentes marcas, colores y olores que… ¡a saber qué contienen! Nos dan estas botellas de plástico llenas, no tienen ni etiqueta. Sabemos que son productos tóxicos, lo notamos porque nos irrita la piel, los ojos, e incluso nos cuesta respirar. Pero son los más eficaces para limpiar, y nos sirven para ganar tiempo. 

En 2012 aumentaron muchísimo las externalizaciones por culpa de la reforma laboral que hizo el PP. Los hoteles donde trabajabamos empezaron a echar a las que estábamos contratadas de forma directa y a subcontratar-nos a través de empresas de multiservicios, para seguir trabajando en el mismo hotel pero cobrando menos. Me empezaron a pagar 400€ menos al mes por el mismo trabajo. Pasé del convenio de hostelería al de limpieza, otras compañeras pasaron a convenios de empresa o peores. Sacaron fuera de plantilla del hotel servicios básicos como la limpieza y el mantenimiento. Externalizadas, ya no teníamos comité de empresa al que acudir. Y ahí empezó la ofensiva empresarial que convirtió la crisis en la gran coartada para la explotación laboral.

2’15”


Giro a la derecha y oigo a la gobernanta decir: cuando subas a la tercera, acuérdate de limpiar las juntas. Y, además, 60 camas, 30 baños y 30 terrazas. 12 minutos por habitación, o sea, barrer y fregar, hacer dos camas, reponer el minibar, hacer el baño, las gotitas de la manpara, reponer jaboncitos y otros utensilios, barrer la terraza. Más o menos el tiempo que dura este cortometraje. Intenta imaginarlo.

Me dejo los riñones con cada cama. Uno de mis sueños recurrentes es que diciendo: ¡zas! las camas se elevan hasta la cintura, y algunas se elevan, levitan y desaparecen dejando un boquete en el techo. La cama elevatoria, como idea es buena, pero no va al fondo de la cuestión porqué seguimos con la misma carga de trabajo. Ah, y además requieren de bastante mantenimiento, cosa que el hotel a veces no asume, y, ¡uf! no hay nada peor que una cama elevatoria estropeada. Prefiero trabajar en parejas.

Las olimpiadas del 92 y el Fórum, en el 2000, marcaron un antes y un después: de golpe todos los hoteles querían parecer de lujo, y empezaron a poner estas camas enormes y muy pesadas, ¡con sábanas que son como velas de barco! Es de cajón que cuanto más laboriosas sean, menos camas deberíamos hacer, ¿no?

Es un trabajo que produce dolor y malestar. Dolor en la nuca, la espalda, los hombros, las lumbares y los brazos. Dolor en la tripa causado por las pastillas. Dolor en el alma: ansiedad y depresión. Las pastillas se convierten en algo necesario para la supervivencia, la nuestra y la del capitalismo, cuando, en realidad, hay un malestar que solo se puede eliminar modificando la situación que lo causa.


5’00”

5 minutos para la habitación, los mismos que acaban de pasar desde que empezamos a contar. Esto es 2 minutos por cama, hay 3 camas en esta habitación, o sea 6 minutos, 1 más de lo que me dan. Aparte, hace un mes que pusieron 2 espejos más por habitación, súmale 20 segundos por espejo, y 4 almohadones más, súmale 10 segundos por almohada. Y mamparas en los baños, con miles de gotitas de cal que se les incrustan. 40 segundos más. En total: 7 minutos y 20 segundos, 2 minutos y 20 segundos más de lo que tengo. Hoy, me quedo sin pausa.

Así no llegamos hasta los 60. Cuando nos vamos haciendo mayores y nuestra salud se va deteriorando las bajas van en aumento, eso las que podemos pedirlas claro. O nos arriesgamos a un despido, o a cobrar menos: la Mútua cataloga la dolencia como común y tramitan la baja por la Seguridad Social, así cobramos menos.

Cuando empezamos a fallar, las empresas buscan cómo sacarnos de enmedio y sustituirnos por trabajadoras que aguantan más porqué físicamente son más resistentes y que dependen del trabajo por papeles o dinero. Nos buscan vulnerables adrede. Muchas nos jubilamos antes de la edad que corresponde, entre esto y que llevamos años trabajando jornada completa con contratos de media jornada, la pensión se queda en una miseria.

En recepción dejaron el aviso de que la habitación número 264 no había quedado suficientemente limpia. A los clientes les pasan un cuestionario de evaluación, y con eso y que la gobernanta inspecciona la habitación antes de entregarla nos controlan.

Me sentí mal, poco profesional. Me dio hasta vergüenza, porque realmente no había podido hacer bien mi trabajo. Es la sensación de trabajar corriendo, de no llegar nunca a tiempo para terminar a la hora prevista.

Aquí ahora limpiamos hoteles las mujeres africanas y del Este. Las latinoamericanas que llegamos en los 2000 ya estamos enfermas y estamos intentando salir de los hoteles, meternos en una verdulería, una zapatería, lo que sea, como lo hicieron las españolas cuando llegamos nosotras. Es como si nos fuéramos pasando los trabajos de cuidados unas a otras en una cadena mundial. 

Yo tengo contrato fijo discontinuo, porque el hotel donde trabajo no está en funcionamiento todo el año. Yo de forma eventual y a tiempo parcial. Eso no te da ni un mínimo de seguridad, por eso yo tenía tanto miedo a cuestionar la cantidad de trabajo o cómo lo hacíamos, para ellos es tan fácil como no volvernos a contratar. 

Con eso de que tenemos que hacer un número de habitaciones, imposibles de cumplir, claro, si no las acabas te quedas dos, tres, cuatro horas más cada día, sin cobrar horas extra ni cotizando. Aparte, cuando aumenta el trabajo te llaman, tal vez para ese mismo día. Da igual si es festivo, si se casa tu hija o si estás con dolor de espalda, tienes que ir, sinó, chao. Se me acumulan los días sin descanso.

Ella y yo trabajamos en el mismo hotel, pero estamos contratadas por empresas distintas. Eso y que tenemos contratos diferentes, hace que vivamos realidades muy distintas en el mismo hotel, y claro, miedos distintos también. Y el miedo… diría que el miedo es un estado de amenaza constante.

Este hotel no tiene tubos por donde lanzar la ropa sucia desde las plantas y se ventilaron la figura del Valet, el que transportaba las jaulas de un piso a otro, cosa que ahora hacemos nosotras, con el mismo tiempo y por el mismo dinero. Imagina una jaula a la que vamos lanzando ropa sucia, se va quedando abultada y entonces nos metemos dentro y saltamos encima, para que quepa más. A alguna compañera se le ha colado un pie por ahí y se ha partido la pierna. Llevamos las cargas de un lado a otro, la jaula pesa exageradamente, sobre todo cuando la ropa está mojada.

Desde los años 60, en España, el turismo ha tenido mucho peso en la economía y Barcelona es un ejemplo clarísimo del modelo turístico descontrolado. Desde que empezó la crisis el desempleo masivo se utiliza para justificar cualquier inversión o actuación política favorable al sector turístico. Si no fuera por el turismo España no tendría empleo, dicen, y yo digo: ¿qué empleo?, ¿con qué condiciones?,¡Si los récords turísticos solo nos dejan más mierda para limpiar!

Cada vez que entro en el hotel y veo esas pegatinas con sus méritos de turismo responsable, porque tienen comida ecológica y jabones que no afectan al medioambiente, digo: ¡Al ambiente vamos a afectar nosotras si no empiezan a tener en cuenta nuestras condiciones para considerar lo que es el turismo responsable!

10’25”


Después de los 5 minutos por habitación, que al final fueron 7 minutos y 20 segundos, que recuperé porqué no desayuné, vienen los 5 minutos para el cuarto de baño.

Así que, desde que empezamos a contar, ya tendría que haber acabado la habitación y el baño, porqué llevamos 10 minutos y pico de corto. Pero, esta habitación, además, tiene terraza.Así que queda en 4 minutos para el cuarto de baño y 1 minuto para la terraza.

Los políticos hablan de cómo afecta el turismo a las vecinas, a la vida cotidiana, a los comercios de proximidad, pero “ni mú” de cómo afecta a las trabajadoras que lo sustentamos ¡que somos su alma!

Yo soy vecina de Drassanes, un barrio del centro de Barcelona, y camarera de pisos y no quiero que se construya ese macro hotel. ¿Paradójico? no ¡digno!

Dius que hem d’estar contentes, 
que això són llocs de feina. 
I què, si no em podré pagar el lloguer!

Eso lo cantamos en el videoclip que hicimos con la plataforma de vecinas “Salvem Drassanes” ¡y qué bien lo pasamos!

Estoy esperando el ascensor, no tenemos montacargas. En este hotel usamos el mismo los clientes y nosotras, así que nos toca esperar a que llegue uno vacío. 

Ah, llegó el ascensor, con la espera, serán 50 segundos menos para el baño. 

Ya, limpio y desaparezco. Limpio y desaparezco. Somos como una brigada invisible. Cuando los clientes salen, limpiamos sus habitaciones. Cuando llegan, desaparecemos. 

No se nos ve porqué no se nos valora, como la mayoría de tareas que hacemos las mujeres. Trabajo manual, trabajo sucio, mal pagado, y con muchas inmigrantes de países pobres. Eso hace que llevemos inscritos en los cuerpos todos los prejuicios de clase, género y raza. 

No es sólo porque seamos mujeres, ni porque seamos migrantes ni porqué trabajemos en la limpieza, ni porqué esta ciudad esté tocada por un turismo descontrolado, es por todo a la vez y de forma entrelazada. 


12’00”

Ya están hechas la habitación, el baño y la terraza en 12 minutos. Tenía 10 minutos, pero me tomó 2 minutos extra porqué es una salida, que recuperé restando los minutos de mi pausa, porqué si me descuadro me voy a quedar aquí dos horas más de lo que me tocaría, y tengo que ir a buscar a María al cole.

Con la crisis los turistas pasan menos tiempo en los hoteles y eso supone más trabajo para nosotras en menos tiempo. Y porque parece que la habitación ayer fue primero un restaurante y luego una sala de fiestas, hasta un vómito me encontré. Y ahora, si sois clientes del hotel comentad en el TripAdvisor que la habitación no ha quedado muy limpia.

Yo siempre pienso: ¿paramos el mundo 3 días y qué pasa? Se paran los hoteles, cae la economía de este país, en casa se lía parda, familias sin comer, casas sin limpiar y… ¡voilà!: la evidencia de cuánto vale el trabajo que hacemos ¡la vida no funcionaría sin nosotras!

Después de la concentración del lunes me encontré una nota que decía: Thanks for the kellys and other staff working at hotel Hilton. Quería compartirla con todas mis compañeras. Se la mandé por Whatsapp al grupo de Barcelona y al general, y de golpe… ¡miles de emoticonos amorosos!. Es esa sensación de que formamos parte de un todo, nos reconocemos ahí, aunque nos separen tabiques, y plantas, y kilómetros. 

Me viene a la cabeza una habitación como si fuera una caja aislada de la que hemos abierto la puerta. Y cada vez más puertas que se van abriendo en más hoteles, y esas historias se convierten en historias de todas, colectivas. Y de golpe… ¡poum! esas puertas se cierran con el cartelito colgando del pomo que dice: “Disculpen las molestias, estamos cambiando el mundo!”

“Estamos tocando a vuestras puertas… amablemente pero con determinación! así que eso de no abrir…”. Denuncias colectivas, cartas, manifestaciones en las puertas de los hoteles que no respetan nuestros derechos… como el Hilton Diagonal Mar, que ya ha despedido a cinco compañeras desde que denunciamos. El 8 de marzo leímos el manifiesto al final de la mani, ¡fue un subidón sentir el apoyo de las vecinas! 

A mi la de “No pisar… nuestros derechos”, me encanta!

“No pasar, kellys luchando por un futuro digno!”

Las kellys contra la violencia machista, i visca la lluita feminista!

Saliendo en los medios hemos logrado cosas y también poniendo en marcha nuestro propios medios, nuestra web, nuestras redes, desde las que hablamos con voz propia. Porque también es a nosotras a quien queremos decirnos esto, como el eco que hacía la sala cuando empezamos a grabar, para escucharnos a nosotras, entre nosotras. Ese juego de palabras interno que ahora mucha gente entiende de dónde viene, quienes somos. Las Kellys, las que limpian, todas. Nosotras, en concreto, limpiamos habitaciones de hotel. Nuestras compañeras de Sindillar limpian casas. Otras limpian culos. Otras basura. 

Cada vez es más difícil no vernos, no imaginarnos, no oirnos. Y más posible encontrarnos, organizarnos. Parece que estamos empezando a organizar eso que estaba tan disperso, a organizar lo imposible.

  1. https://carmegomila.com []
  2. https://toninamatamalas.com []

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search