Raquetistas

Carlos García Grados1
 

Reseña de:

González Abrisketa, Olatz. 2022. Raquetistas. Gloria, represión y olvido de las pelotaris profesionales. Vitoria-Gasteiz: Sans Soleil. 288 páginas.

Una mañana de invierno de 1998, Olatz González Abrisketa, la autora del libro, recibió un importante legado que marcaría para siempre su trayectoria investigadora. Una ex-pelotari vizcaína, desoyendo en parte las presiones de los varones de su casa para que no concediera esa entrevista, le relató, desde lo alto de su balcón, los vívidos recuerdos de juventud que formaban parte de la historia desconocida de un deporte: la raqueta, y de unas deportistas: las raquetistas. Resistiéndose al silencio, a la indiferencia y al olvido, esta mujer había empezado a escribir, sin saberlo, una página borrada de la historia del deporte. Pronto publicaría González Abrisketa un breve artículo sobre el tema: “Las raquetistas, un caso de olvido en el juego de la pelota” (1999), y, sin embargo, es con la escritura de este libro, Raquetistas. Gloria, represión y olvido de las pelotaris profesionales, 25 años después, que siente haber cumplido verdaderamente con la responsabilidad que adquirió aquella mañana.

Raquetistas cuenta “otra” historia sobre el deporte de la pelota que tiene una clara intención reparadora y dignificadora: para con la raqueta como modalidad de juego y para con sus practicantes, a través de un ejercicio de recuperación de su memoria. ¿Se pueden imaginar a mujeres formando el grupo más numeroso de profesionales del mundo del deporte? ¿Se figuran una modalidad deportiva femenina como fenómeno de masas (inclusive entre la realeza) y cuyo éxito arrollase a las modalidades masculinas e incluso a otros deportes como el fútbol? ¿Se imaginan la apertura continuada de numerosos recintos deportivos, a lo largo y ancho del Estado y también en el extranjero, con motivo de una modalidad practicada exclusivamente por mujeres? ¿Pueden concebir a mujeres deportistas ganando más dinero que ningún otro deportista varón o ganando incluso más que el entonces Jefe del Estado Mayor Francisco Franco? ¿Y el hecho de que ocupasen portadas y fueran las protagonistas de numerosos reportajes en la prensa deportiva? Pues bien, esta es precisamente la historia “otra” que este libro desvela. Con las dosis teóricas justas y precisas, empleando unos argumentos claros y un lenguaje sencillo —a pesar de la complejidad del asunto—, haciendo un arduo trabajo de hemeroteca e hilando muy fino multitud de documentos, González Abrisketa nos presenta un recorrido continuo desde finales del siglo XIX hasta los años 80 del siglo pasado, para mostrarnos el auge y el esplendor de la raqueta y también su asedio y caída.

La trayectoria investigadora de la autora y su producción académica están fuertemente ligadas al juego vasco de la pelota, el que ha sido su tema principal de investigación desde sus estudios de doctorado. Buenos ejemplos de ello son su tesis doctoral Pelota Vasca: un ritual, una estética (2005), su artículo “Cuerpos desplazados. Género, deporte, y protagonismo cultural en la plaza vasca” (2013) o su documental Pelota II (2015), dirigido junto con el cineasta danés Jørgen Leth. Con este libro, la autora demuestra una vez más su amor y su pasión por este deporte, y no solo por su atención y el conocimiento que acumula y transmite, sino también porque no duda en denunciar, desde un posicionamiento feminista, las injusticias a las que se han visto sometidas históricamente las mujeres pelotaris, y con ello, el flaco favor que se le ha hecho a este deporte. Como nos sugiere González Abrisketa, la pelota podría haber llegado a categoría olímpica si no se hubiera cercenado el éxito de las raquetistas.

Reconstruir la historia de la raqueta, como dice la autora, implica necesariamente tomar conciencia de la estrategia que logró su acallamiento e invisibilización. Así, González Abrisketa no solo recoge la historia de las raquetistas y de quiénes impulsaron esta modalidad, con nombre y apellidos, sino que también nos explica el contexto y los protagonistas, como la figura paradigmática de Luis Bombín, de tal estrategia de deshistorización y silenciamiento, la que se podría resumir como la masculinización del deporte. La pelota vasca nunca fue ajena a las mujeres, por más que su omisión se haya querido hacer pasar como prueba. Como queda claro desde las primeras páginas del libro, mucho antes de hacerlas desaparecer, las mujeres jugaban a la pelota junto a sus padres y hermanos, y participaron activamente en el proceso de industrialización de este deporte ya en el siglo XIX, disputando incluso enfrentamientos mixtos y logrando sonadas victorias sobre pelotaris varones. Sin embargo, como también nos recuerda la autora, esta realidad chocaba con el hecho de que el deporte, un terreno material y simbólico, ha servido para sostener la supremacía de los varones y enmendar dicha superioridad en aquellos momentos en los que la masculinidad ha entrado en crisis. Por ejemplo, la incorporación de las mujeres al mundo laboral remunerado durante el capitalismo industrial implicó un quiebre en los roles tradicionales de género. Este hecho provocó por consiguiente, en el siglo XX, la emergencia de organizaciones exclusivas para hombres, entre las que las deportivas fueron fundamentales, y la segregación sexual de deportes mixtos en los que las mujeres demostraban tener las mismas capacidades que los hombres (González Abrisketa, 2013). Así, partiendo del deporte como una arena en la que la hegemonía masculina entra en liza, la autora nos presenta ubicados en diferentes planos los principales argumentos ideológicos y políticos que explican la deriva de la raqueta.

En un plano macro, es el momento de reordenación geopolítica de los Estados-nación tras las II Guerra Mundial y la consiguiente Mística de la Feminidad2 de los años 50, que abrió el camino de vuelta al hogar para las mujeres. En un plano medio, a finales del siglo XIX, encontramos las voces de los guardianes de la moral católica y de los valores tradicionales que, ante la crisis de la masculinidad derivada de la industrialización, denostaron la participación de las mujeres en la pelota, aduciendo lo que casi un siglo después se convertiría en una profecía autocumplida: “el deporte profesional de las mujeres no constituía sino un señuelo para que los hombres apostaran dinero” (pág. 37). En el plano medio también, está la Guerra Civil y los proyectos de reconstrucción nacional de posguerra, el español y el vasco, a través de los cuales se abordó la pelota como un coto masculino que se utilizaba para virilizar la nación a través de la identificación metonímica de esta última con el cuerpo del pelotari (González Abrisketa, 2013). La pelota, en tanto que deporte “vasco” o “nacional”, en función del interés en la construcción de una nación “vasca” o “española”, en definitiva, no casaba con la figura de una pelotari mujer como su máximo exponente y, por tanto, debía ser reemplazada por la de un varón. Es por ello que la autora alberga la duda, más que razonable y justificada, de que detrás de la aprobación, en 1944, de la disposición de la Delegación Nacional de Deportes de F.E.T. y de las J.O.N.S. que prohibía el profesionalismo en el juego de pelota a raqueta —asestándole así el golpe final—, no solo estuviera el régimen franquista, sino también agentes del propio mundo de la pelota. Por último, en un plano micro más propio de la antropología, la autora relata también las tramas de envidia de los hombres respecto de los logros y éxitos de las mujeres.

A pesar de todas las trabas, la notoriedad abrumadora de la raqueta y de las raquetistas permitió sostener económicamente —sin subvención pública alguna— la práctica profesional durante 68 años, tanto en el Estado español, estando presente prácticamente en todo el territorio, como en Brasil, Cuba y México. Tal fue el éxito de la raqueta, que además, sirvió para la supervivencia de otras modalidades de pelota jugadas solo por varones. Y he aquí uno de los hechos más crudos que plantea el libro y más difícil de asumir por las mentalidades androcéntricas, esto es, que la modalidad de raqueta gustaba porque el juego mismo de las raquetistas, muy veloz y ágil con el rebote, levantaba pasiones. Algo radicalmente opuesto a la idea de que la raqueta y las raquetistas estaban ahí únicamente para satisfacer la mirada de los hombres y fomentar sus vicios. La autora, fiel a la pelota, entra así en abundantes detalles sobre esta modalidad, haciendo referencia a las características de los frontones, de las pelotas y de las raquetas; al sistema de apuestas y a las normas del juego y su dinámica; matizando las habilidades particulares de las raquetistas. Esta mirada les dota de una identidad propia, las dignifica y las honra como deportistas, y contrarresta la tentación (tantas veces manifiesta) de ubicarlas en una posición inferior respecto a otras modalidades de pelota. Un contra-ataque ante quienes las han relegado y excluido de las historias oficiales de este deporte.

Josefa Ignacia Albisu, Carmen “La bolche”, Hipólita Ibaibarriaga “Poli”, Maria Antonia Uzkudun “Chiquita de Anoeta”, Gloria Agirre “Chiquita de Aizarna”… Son solo algunas de las más grandes. En el libro se pueden encontrar largas listas con sus nombres y, a veces, apellidos. Esta estrategia de nombrarlas, según la autora, persigue dos objetivos fundamentales: hacer “evidente la magnitud del fenómeno del que formaron parte” y contribuir “a que futuras investigaciones puedan identificarlas, individualizarlas y sacarlas de la oscuridad del olvido” (pág. 79). No obstante, la autora logra audazmente que la persona lectora experimente un efecto inesperado. A pesar de que estéticamente estas largas relaciones de nombres puedan ser reprobables o puedan entorpecer la lectura en algunas ocasiones, la mera intención de evitarlas o saltarlas con la mirada provoca inmediatamente un sentimiento de complicidad con esas estrategias del olvido que se han usado contra las raquetistas. Leerlas detenidamente, por el contrario, hace sentir la grandeza de su historia.

La autora reconoce que este libro no agota para nada su historia, porque otras muchas historias de reconocimiento son posibles. Este es el caso, en el propio libro, del epílogo sobre las raquetistas en Valencia escrito por Helena Paricio y Víctor Agulló o, también, de la reciente serie televisiva Las Pelotaris 19263. Ahora bien, Raquetistas, además de ayudarnos a recobrar la memoria, nos invita también a no olvidar al menos dos cosas importantes. En primer lugar, que el deporte no parece haber sido nunca una actividad totalmente u originalmente masculina a la que las mujeres se han ido incorporando por derecho. Es el régimen político de la diferencia sexual, a cuya naturalización sirve el deporte, el que ha dado lugar a tal espejismo. Para González Abrisketa, el deporte es más bien una actividad del ser humano que en momentos concretos y por intereses precisos se masculiniza. Solo teniendo esto muy presente podremos evitar obviar historias pasadas como la de las raquetistas o seguir reproduciendo una idea masculina del deporte. En segundo lugar, este libro nos sugiere no continuar pasando por alto aquellas ideas, actitudes, comportamientos y prácticas machistas que conducen a que historias de represión y olvido como la de las raquetistas profesionales vuelvan a repetirse de manera indefinida con otros rostros.


Referencias y bibliografía relacionada de Olatz González Abrisketa

2022. Mujeres en la cancha: auge, represión y olvido de las raquetistas profesionales (1917-1980). Ankulegi. Revista De Antropología Social, 23, 97–114.

2020. La invención de los objetos: deporte, estandarización y subjetividad moderna. Política y Sociedad, 57(2), 395-414.

2018. Basque Women on Court: The Success, Repression, and Oblivion of Professional Racket Pelota Players in Spain, 1917–1980. The International Journal of the History of Sport, 35(6), 554-574.

2017. A Basque-American Deep Game: The Political Economy of Ethnicity and Jai-Alai in the USA. Studia Iberica et Americana: journal of Iberian and Latin American literary and cultural studies, 4, 179-198.

2015. Junto a Leth, Jørgen. Pelota II [Película]. Basque Films.

2014. Gender, Space and Community in the Basque Sport of Pelota. En M. Vaczi (ed.), Playing Field. Power, Practice and Passion in Sport, Reno, Center for Basque Studies University of Nevada, págs 61-84.

2013. Cuerpos desplazados. Género, deporte, y protagonismo cultural en la plaza vasca. AIBR: Revista de Antropología Iberoamericana, 8(1), 83-110.

2010. Posturas en el frontón. La doble mirada sobre la apuesta en la pelota vasca. En M. Cuenca Cabeza y M. Izaguirre Casado (eds.), Ocio y juegos de azar, Bilbao, Universidad de Deusto, 103-117.

2006a. Fundación cultural en el deporte: el caso de la pelota vasca. Revista Pueblos y fronteras digital 1(2), 65-82.

2006b. El cuerpo contemplado: estilo y estética en el juego de la pelota. Revista La Ortiga, 68, 171-198.

2005. Pelota Vasca: un ritual, una estética. Muelle de Uribitarte Editores.

2004. Esku Pilota: el sujeto y la cultura. Hermes: pentsamendu eta historia aldizkaria, 11, 76-82.

1999a. El frontón. Permanencia y Pertenencia en la cultura vasca. KOBIE (Serie Antropología Cultural), IX, 35-41.

1999b. Las raquetistas: un caso de olvido en el juego de pelota. Ankulegi, Revista de Antropología Social, 3, 29-34.


  1. Doctor en Estudios Feministas y de Género e Investigador Posdoctoral de la Universidad del País Vasco UPV/EHU (Contrato “Margarita Salas” 2021, financiado por la Unión Europea-NextGenerationEU) []
  2. Friedan, Betty. (1963). The Feminine Mystique. W. W. Norton. []
  3. Cistaré, Marc, Rodrigo, Jesús y Santana, Jacob. 2023. Las Pelotaris 1926 [Serie de TV]. The MediaPro Studio y Televisa-Univision. []

OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
Carlos García Grados (3 de mayo de 2023). Raquetistas. Ankulegi antropologia espazio digitala - espacio digital de antropología. Recuperado 23 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/b787


Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search